Beneficios de la castración y esterilización en perros

¿Qué es la esterilización y castración canina?

La esterilización y castración son procedimientos quirúrgicos habituales y rutinarios dentro de los cuidados de los perros y la tenencia responsable.
El procedimiento consiste en extirpar los órganos reproductivos (testículos en machos, ovarios y útero en hembras) para evitar la reproducción, además de evitar enfermedades.
Estos procedimientos han sido fundamentales para ayudar en el control de la sobrepoblación de perros abandonados.

Machos:
La técnica más común para la castración en machos es la orquiectomía, la cual consiste en la extirpación de ambos testículos mediante una intervención quirúrgica bajo anestesia general. En este caso, la actividad hormonal disminuye.

En caso de que al perro aún no le hayan bajado los testículos dentro de los primeros 6 a 12 meses, el procedimiento a realizar será mediante una cirugía abdominal, la cual se asemeja a la utilizada en el caso de las hembras.

Beneficios en machos:
– Evita tumores testiculares
– Reduce el riesgo de prostatitis y tumores de próstata
– Baja los niveles de agresividad
– Evita que el perro vague en busca de reproducirse
– Reduce la conducta de marcaje con orina


Hembras:
La técnica utilizada en la esterilización de las hembras es la ovariohisterectomía, la cual consiste en extirpar tanto los ovarios como el útero mediante una cirugía abdominal. Este procedimiento, se realiza bajo anestesia general y luego en el post operatorio requerirá de algunos cuidados para evitar infecciones y molestias. 


Beneficios en hembras:
Si se realiza antes del primer celo:
– Disminuye la probabilidad de tener cáncer de mama
– Evita tumores ováricos
– Evita infecciones uterinas como la piometra
– Elimina el riesgo de embarazos no deseados y de pseudogestación.

Tanto en hembras como en machos, previo a la realización de la cirugía será necesario realizar un chequeo general de la mascota, además de realizar exámenes complementarios como un Perfil bioquímico, Hemograma y Panel de coagulación para asegurar que no presenten alteraciones que puedan complicar el procedimiento.

Cuidados posteriores:

Luego de la cirugía, el Médico Veterinario indicará un tratamiento para disminuir las molestias, facilitar la recuperación y evitar infecciones.

También es muy probable que el veterinario indique el uso de un collar isabelino (cono de plástico alrededor de la cabeza) para evitar que el perro tenga acceso a lamer o rascar la zona intervenida.

Por último, se recomienda evitar la actividad física de la mascota durante los días posteriores a la esterilización, con el fin de evitar dolores, infecciones y rasgaduras en la herida.

[Video Dr. Jeff]


Es fundamental siempre consultar con un veterinario y analizar la mejor opción para esterilizar a tu perro y asegurar su salud y bienestar.