¿Debería bañar a mi gato?, ¿es recomendable?

 

Los gatos, en términos generales, son animales muy limpios y rara vez están verdaderamente sucios ya que dedican una gran parte del día al cuidado de su pelaje a través del acicalamiento que realizan con su lengua, pero en ocasiones es necesario realizar un baño, como cuando se encuentran en un tratamiento dermatológico o simplemente si se ensucian más de lo habitual con orina, tierra, entre otras. En esos casos es importante considerar algunos factores:

1) Puedes comenzar a bañarlo una vez ya tenga sus vacunas al día. 

2) Acostúmbralo al contacto con el agua desde pequeño, así evitas que esto represente un problema en el futuro.

3)  Utiliza agua tibia y productos especializados para gatos y preocúpate de que quede completamente seco, protegiendo siempre que no les entre agua a sus orejas y ojos. 

4) Pon una toalla en la base de donde lo bañes, a ellos no les gustan las superficies resbaladizas, lo ayudarás entregando mucha más seguridad. 

5) Es importante que no sea una situación estresante para tu gato, por lo mismo lo ideal es acostumbrarlos desde pequeños. 

6) La frecuencia de los baños dependerá del motivo, si se debe a un tratamiento médico, deberás seguir las indicaciones de su Médico Veterinario, pero si no se encuentra en tratamiento, el baño puede realizarse cada 1 a 2 meses o cuando sea realmente necesario.

En definitiva ¿Puedo o no bañar a mi gato?

Sí, en los casos en que está evidentemente sucio como por jugar en el barro o algo similar  y es una suciedad que no basta con su lengua para limpiarla o si está bajo tratamiento médico, es recomendable darle un baño tomando en cuenta las medidas antes mencionadas.